Solo Lideres
Neuromarketing, fundamental para conocer mejor al consumidor

Neuromarketing, fundamental para conocer mejor al consumidor

Al conocer las conductas, necesidades y preferencias de la gente, quienes ofrecen productos o servicios pueden lograr que sus campañas promocionales sean más efectivas, captar clientes y posicionar marcas, por ejemplo.

 Estudiar las percepciones de la población y analizar las reacciones de los usuarios en función de los estímulos que reciben en materia publicitaria son parte de los propósitos del neuromarketing.

Se trata de una disciplina que apela a la neurociencia para llevar a cabo acciones de difusión y posicionamiento de servicios o productos capaces de influir considerablemente en los deseos y decisiones de cada individuo. Quienes se especializan en neuromarketing persiguen el desafío de impactar mediante mensajes propagandísticos, despertar emociones y propiciar recuerdos que inciten a comprar algo o a contratar un cierto servicio.

Saber cómo inciden los estímulos sensoriales en las respuestas y/o motivaciones de los consumidores también se engloban en este tipo de marketing esencial a la hora de diseñar o presentar objetos o propuestas intangibles. Incluso, el área y sus conclusiones son útiles al momento de abrir o potenciar vías de comunicación o comercialización, implementar acciones de branding y modificar precios.

El tacto, el olfato, la vista, el oído y el gusto, si se saben aprovechar, son extraordinarios aliados en el plan de conquistar un cliente. Un olor o sabor, por ejemplo, es capaz de estimular la memoria de una persona y hacer que sus sentimientos estén a flor de piel, tanto de manera positiva como negativa. La clave, por lo tanto, está en conmover y llegar al corazón o bien acertar al aplicar una fragancia en un momento y lugar determinado para incrementar las chances de compra. Si en una perfumería algo huele mal, por detallar una posibilidad, seguramente los visitantes no se sientan entusiasmados a adquirir perfumes, así como una confitería que recibe a sus clientes con aroma a café o a medialunas recién salidas del horno abre el apetito y se garantiza varias consumiciones por día.

La tecnología y los recursos económicos amplían los alcances y aplicaciones del neuromarketing hasta límites insospechados. Una pulsera para medir el nivel de atención y las reacciones de televidentes frente a escenas o programas específicos; los electroencefalogramas; y el seguimiento ocular a base de Eye Tracking alimentan el fascinante universo del neuromarketing.



Texto: Redacción Sólo Líderes