Solo Lideres
Río Negro: Revalorizando a la Trochita

Río Negro: Revalorizando a la Trochita

Luego de veintitrés años la Trochita apareció en la escenografía rionegrina recortando el horizonte con el sonido de sus movimientos y su gruesa columna de humo.

La Trochita, aprovechando la mística que la rodea comenzó a operar regularmente a partir de noviembre en territorio rionegrino con un viaje entre Jacobacci y Ojos de Agua. El servicio incluye el traslado ida y vuelta en micro desde Bariloche a Jacobacci y el paseo en tren con almuerzo incluido. La formación está compuesta desde ahora por una locomotora, tres vagones de pasajeros, un coche comedor y un furgón y une los 46 kilómetros que hay entre Ingeniero Jacobacci y Ojos de Agua, ratificando definitivamente que es uno de los íconos turísticos de la Patagonia.

Viviendo una experiencia
en la Patagonia profunda…
La provincia de Río Negro tiene un gran potencial de crecimiento turístico en esta región ya que los visitantes tienen la oportunidad de vivir una experiencia de Patagonia profunda tomando como referencia la llegada a través del Aeropuerto Internacional de Bariloche.
Cuando se termine el asfalto de la ruta Nacional 23, previsto para el 2019, Jacobacci va a estar a una hora y media del Aeropuerto Internacional de Bariloche y las opciones serán ofrecerle a los turistas: la estepa patagónica a través del tren y la Trochita .
Son tres alternativas de viaje, uno corto de 12 kilómetros, desde Ingeniero Jacobacci hasta la denominada “Media Estación”, otro hasta Ojos de Agua, unos 43 kms., y una tercera opción hasta Río Chico, 127 kms., que a medida que se afiancen en el tiempo, van a ir incorporando nuevos productos de la gente de la zona.

Revalorizando la riqueza rionegrina
El tren permite poner en valor toda esta riqueza rionegrina en la región y el objetivo es que los habitantes de estos lugares muestren sus costumbres, su forma de vivir, las comidas típicas y las artesanías, entre otras propuestas.
Históricamente el trayecto de La Trochita de Ingeniero Jacobacci a Esquel era parte de un trazado ambicioso que buscaba integrar con el ferrocarril a toda la Patagonia con la red ferroviaria nacional de manera que las vías se expandieran por toda la Argentina.
La Trochita, que resistió al paso del tiempo ya no funciona para hilvanar pueblos y transportar cargas, sino para que turistas de todo el mundo descubran en sus viajes vestigios de una Patagonia épica y sacrificada
.
Aventuras y anécdotas…
El viaje en La Trochita, es un túnel del tiempo de regreso a principios de siglo que nos da la oportunidad de conocer bellísimos e imponentes paisajes.
Son muchas las aventuras y anécdotas que se cuentan luego de cada viaje en la amplitud de la estepa patagónica. La Trochita, serpenteando por magníficos paisajes es una combinación ideal para disfrutar de un placentero viaje, en donde en el invierno es posible recrear los viajes de los pobladores que desafiaban a la nieve y el frío a bordo del tren, calefaccionados con salamandras a leña que todavía hoy siguen cumpliendo esa función y en verano los colores nos deslumbran y son protagonistas, transformándose en una postal a cada paso.
En 1922 se encargan las locomotoras y los vagones y desde Jacobacci nace el trazado de la Trochita que llega hasta Esquel a través de 402 kilómetros y más de 600 curvas, tendido que se terminó luego de casi tres décadas. En 1941 se extendió hasta El Maitén, y luego en 1945 hasta Esquel, año en que se realiza el viaje inaugural.
En los extensos territorios de la Patagonia, el trencito, también cubre actualmente un servicio turístico en territorio de la provincia de Chubut, entre Esquel y Nahuel Pan en un tramo de 18 km y periódicamente el servicio de pasajeros hasta El Maitén, en tanto que desde octubre tiene su temporada de mayor actividad, con una salida por semana. La Trochita, con los años se convirtió en una aventura para los viajeros que comenzaron a descubrir la Patagonia como un destino irresistible.

“El viejo expreso patagónico”
La Trochita se fue poblando de turistas de todo el mundo, atraídos también por la publicación en 1978 del libro del novelista norteamericano Paul Theroux, “El Viejo Expreso Patagónico”. En 1986 la Trochita aumenta su popularidad con su aparición en la película “Flores amarillas en la ventana” y luego en 1989 retorna al cine con la producción “Guerreros y Cautivas”.
El nombre de la Trochita nace de la distancia entre los rieles sobre los que corre el Viejo Expreso Patagónico. Cuando se proyectó el Ferrocarril Patagónico, se tomó la decisión de utilizar una trocha angosta, en este caso de 75 cm de ancho, que se aplicó en el ramal Ingeniero Jacobacci- Esquel.
En 1998 fue declarado Monumento Histórico Nacional y es uno de los ferrocarriles en funcionamiento más australes del mundo, solo superado por los ferrocarriles: el Rio Turbio y el más austral de todos, el Tren del Fin del Mundo.
El tren constituye un verdadero museo andante, ya que su estructura y vías sobre las que circula son una reliquia. Se destaca sobre otros trenes del mundo por su valor agregado, el paisaje por el que circula sobre una estepa tapizada de flores silvestres,
El viaje en “La Trochita” es mucho más que la experiencia de viajar en uno de los trenes históricos mejor conservados del mundo, también permite apreciar los paisajes patagónicos y su gente.

VER NOTA COMPLETA EN REVISTA SÓLO LÍDERES Nº 72 



Texto: Redacción Sólo Líderes