Solo Lideres
Home office y coworking, formas de trabajar que crecen

Home office y coworking, formas de trabajar que crecen

Desarrollar una actividad laboral en casa o compartir oficina con otros emprendedores son tendencias ya afianzadas que siguen avanzando. La tecnología es un componente esencial de ambas alternativas

 Hace tiempo que “ir a trabajar” dejó de ser sinónimo de trasladarse a la sede de una empresa para cumplir con las obligaciones. Gracias a los avances tecnológicos y a los cambios de hábitos, existen múltiples maneras de desarrollar las actividades que demanda un empleo.

El home office es una de las modalidades instaladas desde hace más de una década que continúa en crecimiento. Se trata de trabajar desde casa, por lo general acondicionando un espacio donde se lleva a cabo la rutina cotidiana.

Los trabajadores freelance, que venden sus servicios a diversos clientes, suelen apostar por el home office. Contar con una computadora y una buena conexión a Internet son generalmente los únicos elementos imprescindibles, aunque siempre es bueno disponer de la mayor cantidad de comodidades y recursos posibles. Después de todo, de estos factores depende la productividad.

Para quien trabaja, hacerlo desde el hogar ofrece ventajas como el ahorro de dinero y tiempo en traslados y la posibilidad de manejar los horarios. Para las empresas, implica la chance de recibir el fruto de la actividad laboral sin destinar un espacio físico a tal fin y, por lo general, reduciendo costos al prescindir de la relación de dependencia.

También, claro, hay aspectos negativos en el home office, como el aislamiento y la disminución de los vínculos sociales. En este marco, surge una opción a mitad de camino entre trabajar desde el domicilio y dirigirse a una compañía: el coworking.

Así se denomina a utilizar un espacio de trabajo compartido. Puede tratarse de un edificio con oficinas, salas de reunión y otros ambientes donde trabajan simultáneamente personas dedicadas cada una a sus propios negocios. El usuario solo debe acercarse con su computadora: estos lugares cuentan con WiFi de alta velocidad y están equipados con todo lo necesario para una actividad de oficina, como sillas y escritorios.

Generalmente ubicados en zonas céntricas, los sitios destinados al coworking permiten que el trabajador autónomo reciba a sus clientes en un entorno confortable, sin necesidad de mezclar lo laboral con la vida doméstica como ocurre muchas veces en el home office.

En un mundo cada vez más complejo, adaptarse y reinventarse resulta necesario para no quedar afuera del mercado laboral. Por eso es importante saber que existen muchas formas de trabajar: la clave está en encontrar la más adecuada para cada uno.



Texto: Redacción Sólo Líderes