Solo Lideres

Dakar 2018: 40 años de adrenalina

A comienzos de este año se llevó a cabo la cuadragésima edición del Rally Dakar, la competencia automovilística más famosa y exigente del planeta.

 Más de trescientos vehículos entre coches, camiones, cuatriciclos y motos partieron desde Lima con el objetivo de llegar, quince días y casi 9.000 kilómetros después, a la ciudad de Córdoba. Apenas el 55% de ellos lo consiguieron, atravesando tres países en catorce etapas. El año 2018 se convirtió de este modo, en el décimo año consecutivo en el que el evento se llevó a cabo en Sudamérica.

El tiempo pasa pero hay pasiones que permanecen inalterables. Mucho cambió desde que, a fines de 1978, ciento ochenta y dos corredores asumieron el desafío de unir París y Dakar en una carrera ideada por el motociclista francés Thierry Sabine. El rally tuvo que modificar su recorrido varias veces, afectado por las amenazas de grupos terroristas, los conflictos políticos y otras problemáticas, aunque el ímpetu de los pilotos y el acompañamiento incondicional del público lo mantuvieron a flote y lo convirtieron en un clásico del deporte motor.
En 2007, la prueba cruzó territorios de África y Europa por última vez. Tras una pausa de un año, la acción se trasladó a América del Sur, conservando el nombre de la capital senegalesa como sello distintivo. Es que el Dakar ya es una marca registrada que simboliza la unión de culturas y países y que genera un movimiento económico millonario al compás de la velocidad y la adrenalina. Desde hace una década, sin interrupciones, este rally forma parte de las propuestas deportivas y turísticas de Argentina en la temporada de verano.

De Lima a Córdoba

Este año la acción se inició en Lima, la capital de Perú. De este modo el Dakar regresó al territorio peruano tras cinco años. Los corredores se dirigieron hacia Pisco, luego a San Juan de Marcona y finalmente a Arequipa. En el sexto día de actividad, la competencia cruzó la primera frontera y se trasladó a Bolivia, llegando a La Paz.
En suelo boliviano pasó por Uyuni y Tupiza hasta que, en la novena jornada del calendario, los vehículos arribaron a Argentina, más precisamente a Salta. Las últimas cinco etapas del Dakar 2018, de este modo, se llevaron a cabo en nuestro país.
Belén, Fiambalá, Chilecito, San Juan y Córdoba son algunas de las localidades nacionales que ofrecieron un marco natural de enorme belleza y desafíos geográficos de gran complejidad para que el desarrollo de la carrera sea, una vez más, fascinante. Las montañas, las dunas y los desiertos sudamericanos siempre constituyen un duro reto que obliga a los competidores a demostrar sus destrezas al volante y que exige a los mecánicos y técnicos al máximo para que los vehículos puedan resistir las exigencias del terreno. Los paisajes de nuestra región, por otro lado, hacen que el avance de los autos, camiones, motos y quads genere atractivas postales que los espectadores disfrutan en vivo y en directo y que también recorren el mundo gracias a los medios de comunicación y las redes sociales.
Las cifras indican que el rally desandó unos 9.000 kilómetros en tres países, repartidos en catorce etapas; la mitad de ellas, totalmente por dunas y fuera de pista. En cinco de los catorce días de actividad, por otra parte, se anduvo por alturas que superaron los 3.000 metros sobre el nivel del mar. Con estos datos en mente, no sorprende que apenas el 55% de los participantes que largaron en Lima hayan logrado cruzar la meta en Córdoba.

El Dakar más duro de los últimos años

Muchos pilotos coincidieron en calificar a este Dakar como el más duro de las últimas ediciones. Varios de los favoritos tuvieron que despedirse antes de tiempo y otros terminaron mucho más atrás de lo previsto.
Entre los automovilistas, Carlos Sainz (Peugeot 3008 DKR Maxi) volvió a quedarse con la victoria, ocho años después de su primer triunfo. El español, que venía de cinco abandonos consecutivos, le sacó una ventaja de más de 43 minutos a su seguidor, el catarí Nasser Al-Attiyah. El podio lo completó el sudafricano Giniel De Villiers. Entre quienes no pudieron cumplir con sus expectativas aparecen los franceses Stéphane Peterhansel (máximo ganador del Dakar con trece títulos) y Sébastien Loeb y el español Nani Roma.
En la categoría motos, Matthias Walkner se transformó en el primer austríaco en lograr la victoria y le dio el 17º trofeo consecutivo a KTM, la marca que se impone ininterrumpidamente desde 2001. En el segundo puesto quedó el argentino Kevin Benavides, mientras que tercero resultó el australiano Toby Price. Esta vez no hubo sonrisas para el inglés Sam Sunderland, triunfador en 2017.
El ruso Eduard Nikolaev (Kamaz), por otra parte, se impuso en camiones, por delante del bielorruso Siarhei Viazovich y del también ruso Airat Mardeev. El argentino Federico Villagra estuvo muy cerca de Nikolaev, pero finalmente debió abandonar por desperfectos mecánicos.
Las cinco primeras posiciones en cuatriciclos, en tanto, fueron ocupadas por pilotos latinoamericanos. El ganador fue el chileno Ignacio Casale (Yamaha Raptor 700), quien superó a los argentinos Nicolás Cavigliasso y Jeremías González Ferioli.
Por último, en la nueva categoría SxS –inaugurada en 2017–, ganó el brasileño Reinaldo Varela a bordo de un vehículo utilitario todo terreno (UTV) fabricado por Can-Am. Lo acompañaron en el podio dos franceses: Patrice Garrouste y Claude Fournier.
Aunque falta mucho para la edición 2019 del Dakar, la organización ya comenzó a diseñar su recorrido. Todavía no hay confirmaciones oficiales, pero se estima que Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú son los países con mayores posibilidades de cobijar al rally más famoso del mundo durante el próximo verano.



Texto: Redacción Sólo Líderes