Solo Lideres
Vivir cerca del mar favorece la salud

Vivir cerca del mar favorece la salud

Quienes residen en localidades costeras son privilegiados porque, además de un lindo entorno natural, tienen estímulos constantes para cuidar su organismo con hábitos positivos.

El ejercicio físico se vuelve más estimulante si se realiza con vista al océano sobre la arena; el estrés se evita o se combate cuando alguien tiene la posibilidad de relajarse y disfrutar sus momentos de ocio en una playa; el sistema respiratorio se fortalece cuando se está expuesto de manera frecuente al aire de mar… Sin dudas, afincarse en ciudades marítimas tiene numerosos beneficios para la salud tanto física como mental.

Investigaciones médicas han señalado que el aire salado contribuye a aplacar crisis alérgicas y a mejorar el estado de quienes padecen bronquitis o asma, así como la exposición periódica al sol es buena para los huesos y el sistema inmunológico.

El agua de mar, en tanto, es fundamental para mantener la elasticidad, la apariencia, la limpieza y la hidratación de la piel, actuando sobre ella como un exfoliante natural y acelerando el proceso de curación de heridas o cortes pequeños gracias a sus propiedades antisépticas.

Investigaciones llevadas a cabo por la universidad inglesa de Exeter, por otra parte, permitieron establecer que el sonido del océano logra activar un área cerebral asociada a las emociones y a la capacidad de autorreflexionar, así como al absorber los iones de las olas se consiguen equilibrio y serenidad.

Para los más pequeños también es agradable el paisaje costero que los anima a no estar pendientes de la tecnología y aprovechar el aire libre para, antes o después de cumplir sus compromisos estudiantiles, compartir una jornada de pesca con abuelos, padres o tíos; jugar al fútbol en la arena con amigos o, simplemente, refrescarse en el agua cuando las temperaturas agobian.

Las obligaciones laborales, la cuestión económica, el arraigo a un cierto territorio y las dinámicas familiares no suelen ser fáciles de resolver en vista a una mudanza que implique, tal vez, distanciarse geográficamente del núcleo de origen, pero quienes tengan el sueño de residir en una ciudad bordeada por el mar no duden en concretar ese proyecto que, tal como lo acredita la ciencia, traerá muchos cambios positivos en sus vidas.
 



Texto: Redacción Sólo Líderes