Solo Lideres
Dietas de desintoxicación repercuten en la salud mental

Dietas de desintoxicación repercuten en la salud mental

Tras comer en exceso, tal vez en el marco de una ocasión especial, mucha gente deja de ingerir nutrientes esenciales con la idea de limpiar el cuerpo reduciendo porciones sin tener en cuenta cómo influye esta decisión en el ánimo y el humor.

Las dietas restrictivas, esas que hacen bajar de peso muy rápidamente pero a fuerza de prohibir determinados alimentos, a simple vista resultan seductoras por su alta eficacia pero esconden un infierno del que no se puede salir muy fácilmente.

Para tener energía y gozar de un bienestar general, el organismo necesita toda clase de nutrientes de manera permanente. Cuando las calorías abundan o, por el contrario, el organismo no dispone de las vitaminas, proteínas, grasas o carbohidratos que requiere para trabajar con normalidad, los desequilibrios comienzan a generar grandes trastornos, incluso a nivel mental. También las dietas detox, promocionadas para desintoxicar al cuerpo después de una ingesta excesiva de comida, provocan desórdenes en la personalidad.

Ningún extremo está bien. La alimentación ideal es aquella que incluye frutas, verduras y platos saludables en porciones adecuadas a lo largo del tiempo. Es un proceso que debe llevarse a cabo a conciencia y no entenderse como un sacrificio sino como la oportunidad de conseguir armonía y bienestar interno.

Cuando se llega al límite de no nutrirse para no seguir sumando kilogramos o se padecen enfermedades por consumir comida chatarra, la cabeza ya está afectada. Sin alimentos no se puede llevar una vida normal, por eso no hay que dejar que ciertas modas o el deseo de quitarse la culpa por haber comido de más derive en obsesiones, presiones, hambre y torturas constantes.

De no darle descanso al cuerpo y privarlo de nutrientes esenciales, la respuesta será irritabilidad, ansiedad, somnolencia, falta de concentración y malhumor, por ejemplo. Algo similar ocurre cuando se busca la felicidad creyendo que, por mantener unos pocos días una dieta saludable, se bajará de peso y todo funcionará correctamente.

La desintoxicación hace sentir a la gente más liviana y tranquila, pero sus efectos desaparecen en cuanto se vuelven a consumir productos procesados, gaseosas y otras tentaciones. ¿La solución para cuidar tanto al cuerpo como a la mente? Aprender a deleitarse con sabores saludables como los del pescado, los vegetales, las frutas, las legumbres, el aceite de oliva, las carnes magras y las nueces sin concebirlos como obligaciones.
 



Texto: Redacción Sólo Líderes