Solo Lideres
Sprunch, una combinaci贸n moderna que ofrece comida y relajaci贸n

Sprunch, una combinaci贸n moderna que ofrece comida y relajaci贸n

En el acelerado mundo moderno, es importante buscar alternativas que permitan descansar y disfrutar del ocio, dejando de lado las obligaciones al menos por un rato. Con este objetivo, crece la tendencia que combina el spa con el brunch.


Hace mucho tiempo, incluso desde la Antigua Roma, que el spa es sinónimo de relax. Por eso todos los grandes hoteles ofrecen saunas, jacuzzis, hidromasajes, piscinas y otras prestaciones. Más reciente es la costumbre de mezclar el desayuno (breakfast, en inglés) y el almuerzo (lunch) para reponer energías con un brunch. ¿Y qué ocurre si el día de spa incluye también un brunch? La respuesta es simple: ¡sprunch!

La propuesta invita a vivir una jornada relajada donde no falten las comidas ricas y abundantes a media mañana ni los servicios y comodidades del spa. Numerosos hoteles europeos ya ofrecen el sprunch en su menú de opciones para todos aquellos que se encuentran de vacaciones e incluso para quienes desean alejarse de la rutina y olvidarse de los problemas cotidianos por unas horas.

El hotel Wellington de Madrid, en España, es uno de los establecimientos que apuesta por el brunch. A una sesión de una hora en el lujoso Le Max Welness Club le sigue un brunch en el Salón Claridge. Todo por una tarifa desde 75 euros.

Más económico resulta el sprunch de The Westin Valencia, también en el territorio español. Por 32 euros, este hotel permite disfrutar un “circuito de aguas” en el Caroli Health Club y un brunch SuperFoodsRx. El sprunch puede tomarse cualquier día de la semana entre las 10 y las 13 horas.

En el Iberostar Grand Hotel Mencey de Tenerife, el acceso al Spa Sensations se extiende por noventa minutos, mientras que el brunch gourmet se desarrolla de 12 a 13 horas. El precio es de 54 euros por persona.

Cabe destacar que los productos incluidos en el brunch son muy variados. En el caso del Iberostar Grand Hotel Mencey, por ejemplo, hay panes artesanales, una selección de ahumados, ensaladas, torrijas y helado de canela, entre otros productos.

En Francia, Portugal y otros países también comienza a imponerse el sprunch. Después de todo, relajarse y gozar de la buena comida son dos aspiraciones compartidas por hombres y mujeres de todo el mundo.


 



Texto: Redacci贸n S贸lo L铆deres