Solo Lideres
Terapia floral como fuente de bienestar

Terapia floral como fuente de bienestar

Cada vez más gente apuesta a abordar y sanar emociones negativas con esencias naturales extraídas de plantas silvestres. Sin embargo, hay profesionales que alertan sobre los peligros de este método.

 Días atrás, desde la Consejería de Sanidad de la Generalitat Valenciana (España) se ordenó a los centros públicos de salud dejar de promocionar y aconsejar pseudociencias y pseudoterapias como la terapia floral debido a que no son prácticas médicas respaldadas por evidencias científicas. Si bien desde 1976 cuentan con el reconocimiento de la Organización Mundial de la Salud, no todos los profesionales que ejercen la medicina tradicional están de acuerdo con esta alternativa que se describe como “integrativa” por complementarse con otros caminos de curación para restablecer la salud.

Aún con detractores, la terapia floral es cada vez más popular, por eso antes de confiar en esta posibilidad para armonizar la mente, levantar el ánimo y conseguir beneficios emocionales es conveniente asesorarse y consultar a terapeutas que tengan experiencia, formación y certificaciones para evitar ser estafados por gente que hace negocios ofreciendo fórmulas que nada tienen que ver con las flores de Bach.

Aquellos que conocen en profundidad a este método sostienen que el preparado floral carece de contraindicaciones, puede suministrarse sin suspender la medicación recetada por otro especialista y se formula de manera específica de acuerdo a las necesidades de cada individuo a fin de ayudar a restaurar su equilibrio emocional.

Además de la administración de aceites florales, esta terapia busca la toma de conciencia por parte de la persona para que, al detectar qué es lo que le afecta y repercute en su organismo, pueda ir modificando su vida y transformando las energías negativas en vibraciones positivas para conseguir un bienestar de calidad. En este marco se apunta a reconocer un pesar, a atravesarlo y a resolverlo para que no haya espacios para el estrés, la depresión ni la enfermedad que manifiesta a nivel físico un desorden del plano emocional.

¿Cuáles son los problemas más comunes que enfrentan aquellos que se interesan por la terapia floral? El insomnio, la dificultad para lograr un embarazo, los ataques de pánico y la ansiedad, aunque cada ser tiene motivaciones propias para descubrir por sí mismo el eventual poder de esta práctica tan elogiada como repudiada…



Texto: Redacción Sólo Líderes