Solo Lideres
Los vínculos entre la alimentación y la fertilidad

Los vínculos entre la alimentación y la fertilidad

Una dieta equilibrada, hábitos saludables y un peso adecuado según la contextura de cada persona incrementan las probabilidades de lograr un embarazo. La nutrición no garantiza la concepción, pero es de suma importancia para lograr ese objetivo.

Un plan alimenticio nutritivo y equilibrado es fundamental para gozar de buena salud y minimizar, por ejemplo, el riesgo de sufrir obesidad. Cabe destacar que el sobrepeso es una causa de infertilidad en ambos sexos y, en caso de producirse el embarazo, la mujer con exceso de peso enfrenta mayores complicaciones durante y después de la gestación, poniendo en peligro al niño por nacer.

Quienes se especializan en nutrición, en este marco, son grandes aliados de aquellos que desean convertirse en padres, tanto por vía natural como a través de tratamientos de fertilización. Consultar a estos expertos y estar supervisados por ellos favorece al bienestar general y aumenta las chances de tener un hijo.

Minimizar o, de ser posible, evitar la ingesta de cafeína, incluir en la dieta numerosas frutas y vegetales de todos los colores para asimilar sus minerales y sus vitaminas, controlar el consumo de pescado por los niveles de mercurio y dejar de lado a las bebidas alcohólicas son acciones simples que uno puede poner en marcha mientras persigue el sueño de ampliar la familia.

Hay que recordar además la importancia de priorizar los productos frescos y naturales frente a los alimentos procesados, las conservas en lata y los expuestos a químicos, así como es fundamental asimismo excluir de la dieta al azúcar blanco y a las harinas refinadas. Sí se puede disfrutar, por ejemplo, de una tableta de chocolate negro puro, de un puñado de cereales integrales y de múltiples frutos secos, siempre con moderación.

Aunque tantas recomendaciones pueden abrumar a aquellos que buscan mejorar su fertilidad, con asesoramiento médico y la voluntad conjunta de los integrantes de la pareja, cada comida diaria no solamente será exquisita y variada sino que también será una fuente inagotable de nutrientes que mejorarán la vida y contribuirán al bienestar general, permitiendo que el organismo está sano y fuerte para recibir de la mejor manera al bebé que tanto se anhela tener.