Solo Lideres
Tesla, una marca en crecimiento

Tesla, una marca en crecimiento

En menos de una década y media, la compañía nacida en Silicon Valley logró convertirse en la automotriz con mayor valor de mercado de los Estados Unidos. La clave: su firme apuesta por las energías renovables.

El ingeniero sudafricano Elon Musk se propuso, hace muchos años, cambiar el mundo. Con ese objetivo, ideó varias estrategias: entre ellas, fomentar el uso de energías renovables para dejar los combustibles fósiles y así frenar el calentamiento global. En este marco, en 2003 fundó, con el apoyo de otros expertos de Silicon Valley, una empresa dedicada a la fabricación de vehículos eléctricos: Tesla Motors.

Inspirado en ideas del inventor Nikola Tesla, la compañía de Musk creó el primer automóvil eléctrico que resultó viable desde el punto de vista económico. Este auto deportivo, bautizado Tesla Roadster, sorprendió con una autonomía de casi 400 kilómetros por carga de su batería y por su aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en apenas 3.7 segundos. El coche se convirtió en un éxito con más de 2.400 unidades vendidas en una treintena de países.

A nueve años de su fundación, Tesla consiguió lanzar el primer sedán eléctrico premium: el Model S. Con una autonomía de 435 kilómetros, más de 1.800 litros de almacenamiento y capacidad para siete pasajeros, este producto supuso otro gran logro de la firma de Musk, que siguió creciendo.

Quien adquiere un auto Tesla, destacan desde la entidad, contribuye al cuidado del planeta ya que los vehículos eléctricos no generan emisiones contaminantes. Los propietarios pueden cargar la batería del auto en su casa o recurrir a las más de ochocientas estaciones Supercharger que se encuentran en rutas de América del Norte, Europa y Asia.

La fábrica de Tesla, ubicada en Fremont (California), puede producir 2.000 automóviles por semana. Eso le permitió entregar unos 80.000 vehículos en 2016. En abril de este año, gracias a un nuevo incremento de su capitalización bursátil, Tesla se transformó en la automotriz con mayor valor de mercado en los Estados Unidos, superando a General Motors.

Los analistas advierten que, más allá del auge de Tesla, su impacto aún es acotado. General Motors, por ejemplo, vendió más de 10 millones de autos en 2016, frente a los 80.000 del emprendimiento dirigido por Musk. La capacidad de innovación y su apuesta por las energías renovables, de todos modos, hacen vislumbrar un futuro más que prometedor para la empresa.