Solo Lideres
La maternidad hoy. Proar: a más de veinte años de trayectoria.

La maternidad hoy. Proar: a más de veinte años de trayectoria.

El Dr. Carlos Morente, director del programa de asistencia reproductiva de Rosario, expresó su punto de vista sobre cómo influyen los nuevos roles que desempeña la mujer a la hora de tomar la decisión de abordar la maternidad, también nos informó los diferentes tratamientos que brinda PROAR y el avance de la tecnología que cada vez otorga más respuestas en relación a los problemas de fertilidad.

PROAR está situado desde el año 1995 en la ciudad de Rosario y se ha convertido en un centro de atención integral de la salud. El Dr. Carlos Morente, en una cordial charla con nuestra editorial, brindó su experta mirada sobre temas que atañen a muchas mujeres que desean ser madres y que por diversos motivos no logran el embarazo deseado. 
Cuando la maternidad pasa a un segundo plano…
Cuando le preguntamos al Dr. Morente si debido al desarrollo profesional alcanzado hoy por la mujer, la maternidad ha pasado a un segundo plano, indicó: “En la actualidad existe igualdad de roles, y esto es valioso, pero claro, cada adquisición conlleva una pérdida. Se ha ido postergando esta actitud indelegable del sexo femenino que es su capacidad para llevar vida en el vientre. Creo que la mujer debe darle espacio oportuno a su maternidad de la manera más adecuada, con la misma sabiduría con la que enfrenta otros  terrenos de su vida, biológicamente la reproducción tiene un momento de máxima aptitud entre los 20 a los 35 años, ahí es cuando su organismo está mejor preparado para lograr un embarazo y esto deberíamos saber reconocerlo y priorizarlo. La capacidad reproductiva va disminuyendo luego de los 35años y se reduce más aún después de los 40 años. Cuando por razones distintas estos momentos se postergan, aparecen dificultades generadas exclusivamente por el paso del tiempo”, argumentó el especialista en fertilidad.
Según el doctor estamos en un momento clave para que desde  la medicina, la psicología y la sociedad en su conjunto, se tome conciencia sobre el valor de la maternidad e intentemos priorizarla en el momento adecuado.
Maternidad y congelación de óvulos
En cuanto a los avances tecnológicos, el Dr. Morente nos comenta que la congelación o criopreservación se lleva adelante hace muchos años y ha ido evolucionando de manera admirable. “Poder congelar óvulos era todo un desafío. Al principio no se lograba con éxito, porque es una célula cromosómicamente frágil, y durante el proceso de congelación y descongelación corre riesgo de destruirse, de manera reciente se han conseguido tecnológicamente los resultados esperados”. El doctor agrega y nos informa sobre las dos grandes utilidades de la congelación de los óvulos: “La más importante es cuando se acude a esta técnica en mujeres que por alguna patología necesiten un tratamiento con medicamentos o radiación, el cual podría dejar como secuela la pérdida de la función ovárica futura. Ella puede congelar sus óvulos y mantener por tiempo indefinido su posibilidad de embarazo con sus ovocitos; y la otra utilidad es la criopreservación social, que se aplica cuando una mujer considera que su momento para la maternidad no se presenta y decide resguardar su capital de óvulos. Razones cronológicas motivan esta decisión y debemos saber reconocerla y apoyarla. Recomendar un número mínimo de óvulos a preservar y nuevamente en una edad adecuada”.  
También es cosa de hombres…
“Por suerte vemos al hombre acompañar mucho más a la mujer en el proceso de evaluación reproductiva, en el trayecto de las consultas la pareja viene y se acompaña aunque el rol de la femenino sea mayor, porque es en su cuerpo donde se produce el proceso reproductivo. Su actitud es admirable, enfrenta todo con una fuerza maravillosa,  decidida a realizar todos los pasos para lograrlo. Las causas masculinas están presentes en un número significativo de casos y debemos prestarle atención. Una evaluación especializada del hombre, sus condiciones físicas, sus espermatozoides y otros estudios complementarios son imprescindibles en la valoración reproductiva. También en el hombre el transcurso de sus años, modifica su capacidad reproductiva, aunque de manera más lenta. Hay muchos aspectos dentro del mecanismo reproductivo que no son todavía entendidos y que aún siendo entendidos no son evaluables desde el consultorio, por lo tanto los tratamientos requieren su repetición  mensual sin que una falla en lograr el embarazo signifique el fracaso definitivo. Desgraciadamente el mecanismo reproductivo es moderadamente eficiente en los seres humanos, la posibilidad natural de una pareja sin problemas en su fertilidad no supera el 24% mensual”, nos informa el doctor especializado en técnicas de reproducción humana. 
Avances tecnológicos de última generación
El diagnóstico y tratamiento en Reproducción Humana  avanzan de manera asombrosa. Entender una célula, su expresión genética, su vinculación a otras, la regulación a nivel molecular, son áreas en pleno desarrollo y aplicación paulatina. Gracias a la bioingeniería accedemos a mejores recursos tecnológicos donde crecemos en posibilidad de atención a nuestros pacientes. “Nosotros disponemos de mejores drogas para estimular la ovulación y obtener óvulos más adecuados, las condiciones de cultivo en el laboratorio se superan para mantener  al embrión hasta volver a transferirlo, de manera segura. Aparece la etapa de diagnóstico cromosómico, empezamos a detectar defectos incompatibles con el desarrollo de un embrión, como origen de abortos recurrentes y otras patologías.  En medicina primero aprendemos a entender el problema y su diagnóstico, luego a como tratarlo”.    
Para recuadro: Congelar los óvulos: Proceso, tiempo y esfuerzo
PROAR, mucho más que atender cuestiones de técnicas reproductivas específicas que permitan lograr un embarazo, tiene el objetivo de educar a la población en temas relacionados a la reproducción y a la salud en general, concientizar sobre prevención, cuidados en general y los momentos propicios en la biología de la mujer para aprovecharlos al máximo, enfrentando cada etapa con la decisión y pujanza al igual a otras tantas conquistas en el plano social. La congelación de células es de vital importancia para pacientes que necesitan irremediablemente someterse a tratamientos que afectarán  su fertilidad y también por elección personal, pero debe ser evaluada detenidamente en cada caso, donde el disparador suele ser  la edad de la paciente, pues existen múltiples factores participantes. “Tenemos que entender que cuando uno congela un óvulo, comienza un proceso que conlleva varias etapas hasta lograr un embrión, estas pueden reproducirse en forma eficiente o fallar. Por lo tanto, se considera que una mujer para resguardar su potencial fértil de manera segura y tener una razonable expectativa, deberá congelar entre 15 a 20 óvulos maduros, significa a veces varios procedimientos de aspiración, para luego recién detectar cuáles son realmente maduros y congelarlos. Es un procedimiento factible, que debe ser meditado de manera profunda y responsable, pues requiere tiempo y esfuerzo”.
 
Texto: Editorial 
Fotos: Willy Donzelli y Gentileza Proar