clear
Arte&Deco

Ignacio Merino, el pintor peruano que inspiró a Verne

La vida del artista plástico peruano Ignacio Merino Muñoz transcurrió entre su tierra natal y Francia. Un cuadro de su autoría, premiado en París, sirvió de inspiración para una de las primeras obras de un grande de la literatura universal: Julio Verne.
ENVIAR POR E-MAIL
El 30 de enero de 1817, en Piura, nació el peruano Ignacio Merino Muñoz. Hijo de un juez real y de una mujer perteneciente a la aristocracia, tuvo la posibilidad de cursar el bachillerato en Francia, donde también comenzó su carrera como artista.

Merino, de este modo, siempre osciló entre Perú y su patria adoptiva. La historia y las costumbres peruanas aparecen en muchas de sus obras, que alcanzaron un gran reconocimiento en el Viejo Continente. Una de ellas incluso vincula de manera directa al pintor con Julio Verne.

“Colón ante los sabios de Salamanca” es el título de un cuadro de Merino que obtuvo una medalla de honor en el Salón de París. El artista, por entonces, llegó a Francia con un álbum de acuarelas y dio su autorización a los dibujantes de la revista “Musée des familles” a reproducir las obras.

Verne, impactado por el trabajo de Merino, comenzó a investigar sobre la historia y las tradiciones del Perú y así escribió “Martín Paz”, un cuento que publicó en “Musée des familles” en 1852. El relato tiene como protagonista a Martín Paz, un indígena descendiente de Manco Cápac que se enamora de una española llamada Sara, a su vez comprometida con el mestizo Andrés Certa.

Cuenta la historia que el presidente José Balta y Montero compró “Colón ante los sabios de Salamanca” y logró que el cuadro quede en Perú. Hoy se puede apreciar en la Pinacoteca de Lima, administrada por la municipalidad local.

Once años después de presentar el cuento inspirado por la pintura de Merino, Verne publicó “Cinco semanas en globo”. Con “Viaje al centro de la Tierra”, “Veinte mil leguas de viaje submarino”, “La vuelta al mundo en 80 días”, “La isla misteriosa”, “Los hijos del capitán Grant” y otros libros, se transformó en un referente de las novelas de aventuras.

Ignacio Merino, por su parte, creó otros cuadros como “Lectura del Quijote”, “Fray Martín de Porres” y “Aparición del Arcángel en casa de Tobías” que lo situaron entre los grandes artistas peruanos del siglo XIX. En enero de este año, con motivo de la celebración del bicentenario de su nacimiento, se realizó una muestra itinerante que llevó sus creaciones por distintos puntos de Lima.
 
Texto: Redacción Sólo Líderes
File: inc_view_static_content.htm
TAPA LÍDERES
clear
clear
File: frontend_view_content.htm