Solo Lideres
Mahatma Gandhi, símbolo de la resistencia no violenta

Mahatma Gandhi, símbolo de la resistencia no violenta

En su lucha por la independencia, la India contó con un líder cuya figura trascendió todas las fronteras: Mohandas Karamchand Gandhi. Este abogado y dirigente político demostró que, a través de la no violencia, se pueden lograr cambios sociales.

A lo largo de la historia, el ser humano evidenció en incontables ocasiones su predilección por el uso de la violencia a la hora de resolver un conflicto. Ya sea hace miles de años o incluso en pleno siglo XXI, pareciera que las armas constituyen el único recurso disponible para lograr una conquista, sin importar las consecuencias. Por eso cuando una persona se erige como guía de su pueblo apelando a la resistencia pacífica para combatir las injusticias, se convierte en un ejemplo a seguir.

Mohandas Karamchand Gandhi nació el 2 de octubre de 1869 en Porbandar, una ciudad por entonces perteneciente a la India Británica. Fueron sus padres, de la casta de los vaisias, quienes le inculcaron el respeto por el prójimo y le enseñaron la importancia de la tolerancia. Con estos principios a cuestas, Gandhi viajó a Inglaterra y estudió abogacía en el University College de Londres.

De regreso en su tierra natal, ya convertido en abogado, trabajó sin mucho éxito en Bombay y en Rajkot hasta que fue contratado por una empresa india que operaba en Sudáfrica. Allí, abrumado por la discriminación que sufrían miles de sus compatriotas, empezó a luchar contra la opresión a través de la desobediencia civil y de la resistencia pasiva.

Ya convertido en dirigente político, Gandhi fue atacado y encarcelado en numerosas ocasiones en Sudáfrica por incitar a sus compatriotas a no acatar las leyes que los discriminaban, siempre sin violencia.

En 1915 volvió a la India, donde con el tiempo continuó con su activismo político y se centró en estudios filosóficos y religiosos. Sus acciones, como las huelgas de hambre y las manifestaciones pacíficas, se volvieron vitales en la lucha por la independencia de su pueblo. Uno de los acontecimientos más importantes tuvo lugar en 1930: la marcha de la sal, que propuso realizar un boicot al monopolio británico de este producto.

Reconocido con el título honorario de Mahatma, Gandhi fue una figura indispensable en el proceso que llevó a los británicos a reconocer la independencia de India. Sin embargo, pese a buscar la unidad de la nación, no pudo evitar su división entre hinduistas y musulmanes. El 30 de enero de 1948, a los 78 años, fue asesinado por un radical hinduista vinculado a grupos que lo acusaban de tratar de debilitar al nuevo régimen.

Célebre por su defensa de la paz, su reconocimiento de los derechos de los animales y su promoción del vegetarianismo, Mahatma Gandhi también suele ser objeto de críticas: hay historiadores que señalan que era racista y que, en su vida privada, maltrataba a su esposa y a sus hijos. Un recordatorio de que Gandhi y el resto de los próceres históricos no son más ni menos que seres humanos, con aciertos y errores.
 



Texto: Redacción Sólo Líderes